Avisar de contenido inadecuado

MATEO 24: 17-19.- "El que esté en la azotea"

{
}

MATEO 24: 17-19.-

(MATEO 24:17 - 19) (17) “EL QUE ESTÉ EN LA AZOTEA, NO DESCIENDA PARA TOMAR ALGO DE SU CASA; (18) Y EL QUE ESTÉ EN EL CAMPO, NO VUELVA ATRÁS PARA TOMAR SU CAPA. (19) MÁS ¡AY DE LAS QUE ESTÉN ENCINTAS, Y DE LAS QUE CRÍEN EN AQUELLOS DÍAS!…”

Esta eran las advertencias que proporcionó a sus discípulos que tenían que tener en cuenta, las señales que indicarían que Jerusalén y el templo serían totalmente destruidos.
Cuando eso ocurriera no debían volverse a sus cosas de atrás o sus pertenencias. Eso quizás causaría que el corazón los traicione y le dé más valor a las cosas elementales que a su propia vida, o la de sus familias.
Como por ejemplo, la capa era para abrigo, como la que se había olvidado el Apóstol Pablo y la reclamaba. 2Ti 4:13 “Trae, cuando vengas, el abrigo que dejé en Troas en casa de Carpo,…”.

Pero también, poseer una capa solía tener relación con alguna posición social de renombre; el estilo y la textura de la capa o abrigo, es lo que identificaba una condición social. Por lo que quizás se refirió a ese tipo de vestimenta dando a entender, que de nada serviría en tal situación apremiante esa condición social que gozaba.
Tal es la urgencia de obedecer y de estar atento a los hechos visibles relacionados el el lugar santo, o la condición gloriosa del Templo vivo del Padre Excelso, es decir de la iglesia espiritual del Cristo, y las señales que proporcionan las escrituras para lograr fusionar los hechos reales, que nos darán la oportunidad de salir, de huir.
No podemos permitir adormecernos en una condición espiritual víctima de la ignominia de las doctrinas de las religiones de Satanás el diablo en el mundo. Por eso dice la escritura.

(Efesios 5:13,14) (13) “Todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo. (14) Por lo cual dice: Despiérta, tú que duermes [en tu espíritu], Y levántate de los muertos [dormidos espirituales], Y te alumbrará Cristo [con el espíritu de la verdad].”

(Isa 26:19,20) (19) “Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! Porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos. (20) Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos [en tu morada espiritual], cierra tras ti tus puertas [espiritual]; escóndete un poquito [en la fe], por un momento, en tanto que pasa la indignación [sobre este sistema de vida].”

¿Nota las expresiones de efesios y de Isaías? Dicen:

“despierta…” y “resucitarán…” y “…despertad y cantad moradores del polvo.”

Efesios no dice: “Yo te despertaré”.
Tampoco Isaías no dice: “Yo los resucitaré”.

El que no esté expresado de este modo, indica que es una determinación, una disposición personal.

Despiertan y resucitan por sí mismo a una condición espiritual por el hecho de no escuchar y dejar de obedecer las doctrinas de hombres y sus religiones. Su sed interior, no es saciada y buscan el agua de vida, y cuando la hallan resucitan de manera espiritual, despiertan por medio de ella, al llegar a una comprensión, entendimiento y razonamientos espirituales. Y entonces sí, el Cristo resplandece sobre ellos. Por eso sino hay una disposición personal, no esperen milagros porque eso no sucederá. Todo depende de cada uno de nosotros.

Además, comparten esta agua llena de vida y los cadáveres que resucitan, y los que despiertan son muchos. El espíritu de la verdad de ahí en más, hace el resto por que se han puesto bajo su poder y administración. ¿Quién los engañará? Dice Él:
“escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación [sobre este sistema de vida].”

¿QUÉ ES EL ESCONDERSE UN POQUITO?

Es, separarse de las religiones y de sus doctrinas y tradiciones y reglamentos de los hombres. Pero hacerlo es porque comprende que el Padre Justo, así lo dice en su palabra. ¡Maravilloso!
De modo que el Padre Justo mismo dice que ese huir, es esconderse de su justicia que caerá, sobre este sistema del mundo, y que vendrá y que no tardará, y que llegará en el momento apropiado según lo determine Él, en su Justa Perfecta Voluntad.

Otro punto fundamental en ese “esconderse un poquito”, está relacionado a la bondad inmerecida del Padre Altísimo hacia nosotros.
Él sabe que no somos perfectos, por esta razón, nuestra espiritualidad tampoco es perfecta. Como tampoco nuestro conocimiento y comprensión de su palabra tampoco es completa.

Ahora en ese poquito de espiritualidad en relación a la verdad del Padre, el mismo nos hace saber que el “esconderse un poquito” en la fe sobre la verdad de su palabra, en la fe del sacrificio del cordero que quita el pecado del mundo, la descendencia prometida Yahoshúa el Cristo, su amor y su bondad nos cuidará bajo ese esconderse un poquito. Por eso: ¿Hay mayor amor que esté?

¿QUÉ IMPLICA EL HUIR?

Yahoshúa el Mesías da consejos sobre la actitud y como ejecutar esa huida. Dice:

“El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa…”

¿Por qué hace referencia a la azotea? Veamos qué relación tiene la azotea con la condición espiritual requerida, para lograr entender las escrituras.
Azotea es la parte superior de una casa donde el techo es llano. Y protegida por una pared baja que la rodea a modo de un pequeño muro. Así lo exigía la ley a los israelitas al construir una casa.

(Deuteronomio 22:8) “Cuando edifiques casa nueva, harás cercado [de mediana altura] a tu terrado, para que no eches culpa de sangre sobre tu casa, si de él cayere alguno.”

La azotea era un lugar de la casa muy frecuentada, y se utilizaba con propósitos diversos; entre ellos, para proclamaciones:

(Mateo 10:27) “Lo que os digo en las vigilias, decidlo en la luz [del día]; y lo que oís al oído [espiritual], anúncialo desde las azoteas.”

Azotea para oración:

(Hechos 10:9) “…Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta.”

Y como es lógico, en función de su uso variado, también desde la azotea se podía observar que se aproximaba alguien allá a lo lejos.
Por lo tanto de acuerdo a lo que señala, el que esté sobre la azotea, es decir, en una condición expectante sobre los hechos a suceder como señales y entienda que es lo que Yahoshúa el Cristo señaló como advertencia dice, no descienda para tomar su capa, es decir, su condición social como por ejemplo: pastor, obispo, ancianos de congregación, ministeriales, profetas o apóstoles según se autodenominan entre ellos.

(Santiago 3:1) “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.”

Aun hasta los escogidos por espíritu de la verdad, todos deberán buscar una condición de humildad y obediencia en el Amor y la fe. Porque no puede haber fe si no hay amor. Esa fe está muerta.
Está claro que cubrirse con investiduras que Yahoshúa el Cristo no ha dado, por no tener las condiciones espirituales requeridas, eso ocasionará mayor condenación y mucho más si se empeña en sostenerlas para sí, con soberbia y descaro. Y los elegidos que no escuchan y no entienden las señales dice las escrituras:

(Hebreos 6:4 – 8) (4) “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu de la verdad, (5) y asimismo gustaron de la buena palabra de él y los poderes del siglo venidero, (6) y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, sacrificando de nuevo para sí mismos al Hijo del Padre Soberano y exponiéndole a vergüenza. (7) Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición del Padre Eterno. (8) Pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser desaprobada, y su fin es el ser quemada [muerte eterna].”

De manera que esa azotea representa en cada uno de nosotros una condición espiritual, sobre la condición espiritual de las personas que se adhieren a todo el sistema de mundo y su injusticia y estilo de vida sin espiritualidad.

Entonces cuando comiencen a suceder las señales casi imperceptibles que esperamos ver desde nuestra azotea espiritual, no debemos desesperarnos, todo lo contrario.

¿Desesperarnos? Es decir, intranquilizarse, desmoralizarse, inquietarnos porque perderemos la manera natural de vivir con nuestras pertenencias, sea lo que sea, y sea la condición que sea a nivel social.
Ese será el momento para apreciar la vida que realmente lo es. Es decir, la vida que proviene por medio del sacrificio de Yahoshúa nuestro señor el Cristo, el cordero que quita el pecado del mundo. Comenzará a ser una realidad, aunque perdamos absolutamente todo, aún la vida en este sistema de maldad gobernado por el querubín rebelde, el Dios homicida.

Y continúa diciendo a sus apóstoles:

“¡Ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!”

Que interesantes es esta expresión de Yahoshúa el Cristo nuestro Señor. Habla de las mujeres en cinta y amamantando. Dilucidemos este asunto por medio del espíritu de la verdad.

Él nos dice de ahora en más: Es lógico que toda mujer en gestación padecerá graves trastornos si experimenta situaciones de angustia y dificultades extremas angustiantes.
Concretamente pueden hasta perder el embarazo y aun su propia vida corre peligro. También es así en las mujeres que dan de mamar a sus niños, situaciones adversas extremas hacen que las mamas dejen de producir leche.
Si bien este fue el caso de las familias de Jerusalén que no escucharon la advertencia sobre las señales a tener en cuenta, el historiador Josefo dejó escritos donde hace saber que se comían hasta sus hijos por la falta de alimento. Los niños que morían de inanición se convertían en alimentos para sus padres.
Pero esto no era lo que quería señalar estrictamente nuestro Señor. ¿Entonces quienes son estas mujeres de las que habla?
Yahoshúa hablaba de las religiones y sus doctrinas, que no se han vuelto de sus enseñanzas sin obedecer y practicar e instruir la adoración al Padre Justo como está escrito.

Continúan gestando prosélitos de personas aun hasta recién nacidas bautizándolas. O que siguen alimentando a los hijos de este sistema en sus doctrinas, en vez de reconocer el testimonio dado a toda nación y lengua, como se expresará de acuerdo a lo registrado en Génesis 3:15 y Mateo 24:14.

En esta proclamación del reino del Padre y su justicia estará la disciplina, el consejo, la corrección para un arrepentimiento. Los que desean ver, estará para ellos disponible la medicina espiritual para los ojos espirituales. Deben solicitar el espíritu de la verdad del Padre Altísimo y Él, se los concederá.
El ejemplo sobre esta situación esta registrada en las escrituras cuando el malhechor antes de morir, reconoció a Yahoshúa el Cristo como un hombre justo y que fue enjuiciado injustamente. De esto se trata la bondad inmerecida del Padre Altísimo Justo y Fiel.

(Santiago 4:4) “¡Oh adúlteras [Adulteras espirtuales, las religiones y sus doctrinas de hombres]! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad con el Padre Incorruptible? Cualquiera que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Él.”

(Apocalipsis 3:18,19) 18“Por esta razón, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.19 Yo reprendo y corrijo a todos los que amo; sé presto y arrepiéntete.”

Y la advertencia es:

“Orad que vuestra huida no sea en invierno [carencia total de amor al prójimo] ni en día de reposo [espíritu dormido];”

La humanidad estará tan absorta en cuidarse a sí mismo y sus seres queridos, por la grave situación que sobrevendrá sobre este sistema de vida, que no habrá posibilidades de ser socorrido.
La única protección será una condición espiritual plena, donde Yahoshúa el Cristo, abogue por aquellos que a pesar de tal situación, sus mandamientos seguirán siendo cumplidos, así como él mismo lo hizo, al comprarnos con su sangre en el escabel de los pies de su Padre, es decir, la tierra.

(Mateo 24:12) “y por el aumento de la injusticia, se enfriará el amor de la mayor parte”.

¿Observó? Dice “…de la mayor parte”.

No dice que el amor dejará de ser en aquellos que sí seguirán cumpliendo los mandamientos de Yahoshúa el Cristo.

(Continúa)

gustavoeliomoreira57@gmail.com

{
}
{
}

Deja tu comentario MATEO 24: 17-19.- "El que esté en la azotea"

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre